sábado, marzo 04, 2006

Cinco razones en contra de la democracia directa:

Visitad las siguientes direciones analizando los pros y los contras de la democracia directa.

http://www.geocities.com/mas_democracia/pros.htm

http://www.geocities.com/mas_democracia/contras.htm

A continuación va mi versión

  • Los ciudadanos no están capacitados para la toma de decisiones, no tienen el nivel adecuado de conocimientos.

[+/-]

Con ese argumento, también estaríamos desacreditando al pueblo cuando decide en las urnas cuales son sus representantes (y parece que aunque los políticos no lo piensen, al menos cuando no son ellos los elegidos, sí que está completamente aceptado que los resultados de unas elecciones son completamente legítimos). Es el mismo argumento que seguramente, en su momento, se utilizó en contra del sufragio universal, del voto para la población de raza negra, o del voto femenino. No es más que un prejuicio.

Por otro lado, tampoco es necesario ser un experto en legislación para participar directamente en la toma de decisiones, basta con que la información de las posturas del tema sobre el que decidir, sean analizadas, explicadas, discutidas y divulgadas de forma comprensible, por las instituciones políticas, en foros públicos devidamente moderados con imparcialidad, dándo todos los argumentos a favor y en contra, sus repercusiones y sus beneficios, y no como actualmente, mediante campaña de descrédito, desinformación, demagogia, manipulación...

  • Los ciudadanos son fácilmente manipulables.

[+/-]

Efectivamente, aún así, creo que es mejor que el poder político tenga que manipular a los ciudadanos para que voten sus posturas, reivindico el derecho a que me manipulen!, que al menos se molesten en hacerlo, de todas formas actualmente ya toman sus posturas sin nuestro consentimiento, y nos manipulan igualmente para conseguir votos. Y aunque es cierto que el riesgo de manipulación estará ahí siempre, seguramente con el tiempo acabemos aprendiendo, y puede que llegue un momento que no sea tan facil. Propongo además educación política a los niños desde el colegio, que se les enseñe a ser críticos, y a formarse opinión sobre las cosas, como asignatura obligatoria.

  • Es demasiado costoso mantener un sistema de convocatorias continuas de referendums.

[+/-]

Posiblemente sea cierto, si hablamos del sistema tradicional de urnas, papeletas y colegios electorales. Pero y qué pasa con el nuevo sistema de televisión digital terrestre, que en un futuro próximo estarán en todos los hogares españoles, dando a los ciudadanos un sistema interactivo de toma de decisiones? Con un poco de voluntad podrían diseñarse para hacer un sistema seguro de toma de decisiones politicas desde casa, con garantías frente a fraudes, mediante firma electrónica o certificados, de igual forma que actualmente ya hacemos transacciones bancarias o la declaración de la renta por internet.

Aún con el sistema tradicional, la importancia de ciertas decisiones, justificarían el uso de referendums con mayor asiduidad. ¿Acaso no ha habido recientemente decisiones importantes en la política, que claramente han estado en contra de la voluntad mayoritaria del pais? por ejemplo: intervención en la guerra de irak, reformas de los estatutos autonómicos, ... Todo el coste de un referendum, incluso el de todos los referendums futuros, estaría de sobra justificado, si con ello se hubiese evitado la guerra.

  • Las decisiones tomadas no se hacen de forma concensuada.

[+/-]

Evidentemente, si en el referendum las preguntas son del tipo si/no, habrá siempre minorías que salgan perjudicadas por los resultados. Pero ahí propongo que los políticos hagan su trabajo, que previo a un referendum haya un debate parlamentario, comisiones de investigación, foros de discusión, se planteen posturas, se discutan acercamientos, y que como fruto de todo ese trabajo, se propongan alternativas suficientes, para que el pueblo escoja, si quiere tomar posturas de concenso, o radicales, y que se desglose las decisiones en cuestionarios, para que se decida por partes una ley, que aspecto queremos que queden y que aspectos rechazamos, o de que forma queremos que se regule ese aspecto, de entre varias alternativas. Es decir, rellenar un cuestionario, en lugar de elegir una papeleta u otra. No es nuevo la utilización en organizaciones democráticas, de sistemas de votación de enmiendas a los textos. propuestos.

  • A los ciudadanos no les interesa la política, no quieren ese nivel de participación en ella.

[+/-]

Efectivamente, es posible que los niveles actuales de participación en las elecciones sean escasos, y que la apatía respecto al tema es grande. Pero eso es fruto del sistema actual, donde la decisión que se le deja tomar es la de qué partido politico votar una vez cada cuatro años. En el que el sistema de representación da carta blanca a los gobiernos para hacer y deshacer, sin tener en cuenta la voluntad popular, ni de sus votantes, que rápidamente se sentirán traicionados,¿cómo va a fomentar eso la participación?. Por otro lado, el 60% de la legislación viene impuesta desde Europa, en un sistema con graves carencias democráticas, ya que su parlamente, única institución que eligen los ciudadanos, tiene un papel secundario, subordinado al consejo europeo, el cual no elegimos. Si dificil es que a un gobierno que se elige por votación le llegue a sus oidos el clamor popular, ¿cuanto es que le llegue a un gobierno que ni siquiera hemos elegido?. Para saber más sobre la falta de democracia en las instituciones europeas: http://www.zmag.org/spanish/1002vandepite.htm
http://www.zmag.org/spanish/0704noll.htm

Siguiendo con el asunto de la apatía. Evidentemente no podemos permitir que los ciudadanos estemos continuamente decidiendolo todo, sobre todas las cuestiones que se plantean en un gobierno. La mayoría de las decisiones nos darán igual, otra parte de las decisiones estarán realmente muy por encima de nuestra capacidad, normalmente no tendremos tiempo para estar continuamente participando en las decisiones políticas, y porque tampoco vamos a pagar a todos los ciudadanos para que lo hagan (¿o si?, habria que darle alguna otra vuelta a la idea). No se trata de dejar a los políticos en paro, es de lógica pensar, que el gobierno del pueblo no se puede llevar al extremo. Es imposible tener un parlamento con cuarenta millones de escaños, no es operativo. Sólo tenemos que ir a las reuniones de vecino de nuestros bloques para evidenciar que la gente está condenada a no entenderse, o que como en algún sitio escuché, el español es una lengua muerta. ( aunque tambien circulan por ahí ideas bastante trabajadas sobre el uso de foros: Parlamento Virtual). No obstante, esta situación tiene solución con el siguiente sistema:

Democracia Delegativa. El sistema parlamentario representativo hasta ahora es la mejor solución que tenemos para el problema de la toma de decidisiones comunitarias. Pero eso no quita que siguamos conservando nuestro voto personal, en el momento en el que los representantes que hemos elegido se alejen de nuestras aspiraciones. Existen soluciones propopuestas para la toma de decisiones dentro de una sociedad, con sistemas mixtos entre el sistema representativo y el de decisión directa. A grandes rasgos, consiste en que cada persona delega en otras entidades afines a sus ideas (partidos políticos, asociaciones, grupos de expertos) su voto, para que lo utilizen en la toma de decisiones. Esta delegación podrá ser cambiada por la persona, a otra entidad, bien porque suponga que ya no representa sus ideas, o por que crea que para una decisión concreta existe otra entidad más preparada. Y de la misma forma, la persona podrá optar por no delegar en una decisión concreta su voto, para emitirlo ella personalmente. En la práctica, y tomando como premisa la apatía política de los ciudadanos, este sistema vendría ser igual al sistema representativo (en cuanto a que los ciudadanos apáticos podrán desentenderse de su libertad política), con la salvedad de que los representantes se cuidarían de tener en cuenta las voluntad del pueblo, en lugar de tomar sus propias decisiones de forma autoritaria, puesto que éste en cualquier momento puede quitarles su apoyo, sin necesidad de esperar unas elecciones. O lo que es lo mismo, sería un sistema de elecciones continua, donde el político se estaría ganando el escaño todos los días. ¿Acaso no está bien claro cuan complaciente se muestran los políticos con el pueblo cuando se acercan unas elecciones?. Es evidente de nuevo, el papel imprescindible de la tecnología para este sistema. ¿Pero realmente creen que es irrealizable?. Más información en: http://otrademocraciaesposible.net/foros/viewtopic.php?t=3362

En este punto me voy a permitir una propuesta, aunque no muy elaborada, cuyo título, en estos momentos improviso: Elecciones Continuas. Inspirada en el sistema delegativo, como versión reducida y simplificada, para callar a los detractores de la tecnología, y en una cuestión que los críticos del sistema democrático actual hacen hacia las elecciones: ¿Pór qué todo el mundo tiene que votar simultaneamente en unas elecciones? La respuesta a la cuestión, que los críticos dan, es que el sistema deja a la configuración parlamentaria intacta durante toda la legislatura, impidiendo que los ciudadanos puedan arrepentirse de su voto, hasta la siguiente. Como alternativas viables a este hecho, sería realizar elecciones al parlamento nacional, por comunidades autonómas, de forma consecutiva, de tal manera que el parlamento estuviera, a intervalos más reducidos, variando su composición, de acuerdo con la satisfacción del electorado sobre las politicas que éste viene haciendo. Ahora bien, mi propuesta, sería llevar al esto al extremo, haciendo que cada ciudadano, pueda variar su voto, en cualquier momento. Y que a intervalos regulares (1 trimestre, 1 semestre, ó 1 año) se revisaran esos votos, para recomponer la configuración del parlamento. Aquí no aludo a la utilización de la tecnología, para que no me tachen de utópico, y sí a la utilización de una ventanilla de la administración, continuamente abierta, que haga las veces de mesa electoral (compatible evidentemente, con cualquier avance tecnológico). Como objeción a este sistema, algunos ponen la ingobernabilidad debida a la inestabilidad de los gobiernos. Dejo el debate abierto, no sin antes indicar que este es un argumento igualmente utilizado para justificar sistemas electivos no proporcionales, para favorecer la formación de mayorias en los parlamentos con gobiernos más estables, pero que dejan a las minorías sin representación. Si lo que queremo estabilidad, las dictaduras son un buen ejemplo. Democracias fósiles (Sistemas mayoritarios)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hello, as you can see this is my first post here.
I will be happy to receive some help at the start.
Thanks in advance and good luck! :)

Sergio Yébenes dijo...

Hola un post muy interesante y realista. Te propongo echar un ojo a mi último artículo "Cuando las máquinas sustituyeron a la política".

Un saludo

Viejotrueno dijo...

yo opino, al igual que todos los demás helenos, que los atenienses son sabios. Y observo, cuando nos reunimos en asamblea, que si la ciudad necesita realizar una construcción, llaman a los arquitectos para que aconsejen sobre la construcción a realizar. Si de construcciones navales se trata, llaman a los armadores. Y así en todo aquello que piensan es enseñable y aprendible. Y si alguien, a quien no se considera profesional, se pone a dar consejos, por hermoso, por rico y por noble que sea, no se le hace por ello más caso, sino que, por el contrario, se burlan de él y le abuchean, hasta que, o bien el tal consejero se larga él mismo, obligado por los gritos, o bien los guardianes, por orden de los presidentes le echan fuera o le apartan de la tribuna. Así es como acostumbran a actuar en los asuntos que consideran dependientes de las artes. Pero si hay que deliberar sobre la administración de la ciudad, se escucha por igual el consejo de todo aquél que toma la palabra, ya sea carpintero, herrero o zapatero, comerciante o patrón de barco, rico o pobre, noble o vulgar; y nadie le reprocha, como en el caso anterior, que se ponga a dar consejos sin conocimientos y sin haber tenido maestro.

Sócrates en el "Protágoras", diálogo Platónico